Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

¿Sonríen los melones?

Imagen
En la  historia de Carlos del B.Iglesias sí, aunque es una sonrisa con doble lectura.

La sonrisa del melón de Ediciones Círculo Rojo es la primera novela de este escritor vallisoletano. Una historia de amor, misterio,sexo, crítica social y mucho humor ácido que retratan el tiempo que le ha tocado vivir al autor y en la que las redes sociales, en las que Carlos del B Iglesias se mueve como pez en el agua, tienen un gran protagonismo. El prólogo es del también escritor Jorge Magano y la portada de Michelle Sánchez.

Escrita en primera persona y en clave de diario, Carlos del B. Iglesias nos presenta  en esta obra a su alter ego Alex Ford, un asesino a sueldo con alma de padre de familia, que se mueve en un mundo inhóspito impartiendo justicia. Un protagonista que muestra muchos guiños hacia  aquellos conocidos de las novelas negras como las de Dashiell Hammet, porque como ellos es un perdedor y un romántico.

Cabe decir, asimismo, que el  estilo ágil y sencillo de La sonrisa del melón hac…

El matrimonio Arnolfini de Jan Van Eyck.

Imagen
Estamos en el siglo XV. Europa se construye sobre tres pilares geopolíticos que cada vez adquieren más fortaleza: Inglaterra, Francia y España. En las grandes ciudades la burguesía va ocupando la relevancia que solo puede dar el dinero frente a la nobleza de sangre.
Alrededor de las agujas y campaniles de la grandes catedrales se concitan las manos de los grandes artistas, llamados por estos nuevos ricos que quieren barnizar su poder pecuniario con el mecenazgo de las grandes obras culturales.
En los Países Bajos los llamados primitivos flamencos , cuya tradición estética se ha ido fraguando a lo largo del románico y el gótico, están llevando a cabo un estilo pictórico que, teniendo sus raíces en la factura de las miniaturas, logra unas obras llenas de luminosidad gracias a la implantación y mejora de la utilización del óleo.
La pintura al óleo, erróneamente atribuída su invención a Jan van Eyck, alcanza con éste y con su hermano Hubertus altas cotas.  Aunque ya se conocía y había sid…