Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Premio internacional de poesía Ciudad de Rivas-Covibar

Imagen
Premio internacional de poesía Ciudad de Rivas-Covibar

La Cooperativa Covibar y Ediciones Vitruvio convocan el Premio internacional de poesía Ciudad de Rivas-Covibar, con la organización de la Academia y Agencia Literaria Letras Vivas y la colaboración de la Asociación de Escritores de Rivas. 
BASES 
1. Podrán participar poetas de cualquier nacionalidad y edad. 
2. Los originales presentados deberán ser rigurosamente inéditos, entendiendo como tal no haber sido publicados en ningún medio físico ni digital. 
3. Deberán estar escritos en lengua española y tener una extensión apropiada para un libro de poesía. 
4. Los originales se presentarán por triplicado acorde a los siguientes requisitos: corregidos y sin faltas ortográficas, debidamente cosidos o encuadernados, en formato DIN A4, paginados y mecanografiados, por una sola cara, en letra de cómoda lectura (Arial o Times 12 puntos). No deberán mostrar elemento alguno que permita averiguar la identidad del concursante…

¿ Por qué nadie me publica?

La pregunta del millón para muchos escritores hoy en día que envían su obra escrita al proceloso viaje por las editoriales para encontrar una negativa, en el mejor de los casos, o el silencio más absoluto,casi siempre.
Y como en muchas facetas humanas, las excusas o justificaciones son de toda índole, la mayoría de las veces, echando balones fuera. Claro que hay que tener mucha capacidad de autocrítica para reconocer que quizá la obra no es todo lo buena que debería para merecer publicarse. No es extraña esta falta de criterio. En ocasiones se pierde la perspectiva cuando hablamos de algo tan cercano. Por tanto, la tendencia general es decir que las editoriales son un mundo cerrado que sólo apuestan a caballo ganador.
No es totalmente cierto, aunque tampoco falta a la verdad esta afirmación. Las grandes editoriales (no hace falta nombrarlas, todos las tenemos en la cabeza) sí pueden tener ese criterio. Pero las hay también más modestas, con un trabajo intachable, que sí se la juegan …