martes, 17 de junio de 2014

Clásicos a contratiempo de Antonio Daganzo

El antiguo Rincón de don Antonio, hoy llamado La Planta de Arriba, del Café Comercial, aguardaba impaciente la presentación de Clásicos a contratiempo de Antonio Daganzo, que en este libro aúna dos de las grandes pasiones que mueven su vida, la música clásica y la literatura.
Pablo Méndez, editor de la obra, fue el encargado de abrir el acto y lo hizo con estas palabras: "Vamos a intentar presentar un libro en esta tarde de música y poesía" contó cómo nació la idea y que en un momento determinado pensó que Antonio la había dejado olvidada para sorprenderle meses más tarde con los primeros capítulos. Méndez aseguró que se trata de un libro muy especial con ilustraciones de Eugenia Ábalos, "Un libro que busca acercar la música clásica a la gente de ahora" Hizo hincapié en la figura de Antonio Daganzo, un escritor que no es de este siglo, un poeta de siglos pasados, posiblemente del XVII el cual tenemos la suerte de disfrutar en este XXI.
Santiago Acedo, periodista y presentador del programa de televisión La batuta mágica, y Eugenia Ábalos ilustradora, acompañaban también a Daganzo en la presentación. El primero habló de cómo la gente se escuda en no entenderla para no escucharla, sin darse cuenta que todo lo que nos rodea es en realidad música clásica, otra cosa es que seamos conscientes de ello. "Los compositores- dijo- están menos valorados, Mozart o Beethoven son para la música lo que Cervantes para la literatura"
Eugenia Ábalos por su parte nos explicó que era la primera vez que hacía retratos, hasta ese momento había trabajado en el campo de la ilustración infantil y juvenil. Tuvo que documentarse mucho para este trabajo pues deseaba captar los rasgos y gestos de los autores buscando que fueran lo más realistas posible a la par que divertidos.
Llegado el turno de palabra del autor Antonio Daganzo, hizo hincapié que era un día de agradecimientos, a quienes le abrieron el camino, a quienes habían colaborado de una u otra manera en el libro y muy especialmente a su mujer Carolina Barreira Por mis ausencias, por mis silencios

Antonio Daganzo durante su intervención
"He querido escribir sobre un arte tachado de difícil con la cercanía de lo cotidiano, basándome también en mis propias reflexiones como escritor" "El objetivo es crear melómanos, aportar claves para disfrutar de la música clásica"
El libro está compuesto de dos bloques y aunque se hace referencia a muchos compositores, ha querido que 25 extranjeros Los caprichos de Euterpe y 10 españoles Los caprichos de Euterpe por España, tengan capítulo propio dentro de la obra. Daganzo quiere poner el acento en el valor del artista, capaz de bajar de su Torre de Marfil e implicarse en la realidad de su tiempo. Enfatiza sobre la creación de Albéniz fuera de España, reivindica la figura de Antonio José al que denomina el Federico García Lorca de la música…
Tres años de trabajo en un lapsus de cinco que van desde el 2009 al 2014 culminan en estos Clásicos a contratiempo que Antonio Daganzo presentó ayer en el Café Comercial. Finalizó el poeta con una frase de Antonio Gamoneda "La belleza no es un lugar donde van a parar los cobardes" a la que siguió tremenda ovación.  

Santiago Acedo y Eugenia Äbalos felicitan al autor al finalizar el acto

Fotografía de Patricia Pérez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario