viernes, 17 de octubre de 2014

Vulgarizar no, socializar



<<Clásicos es un proyecto de divulgación que hoy vuelve a casa>>
Con esta frase Antonio Daganzo dio comienzo su intervención en la presentación de su obra Clásicos a contratiempo que tuvo lugar ayer tarde en el Centro Social de Covibar.
La presentación del libro corrió a cargo de Manuel Hernández y Elena Muñoz, está última destacó el trabajo de investigación realizada por Daganzo, un trabajo arduo y persistente, que requiere de muchas horas.
Habló también del carácter pedagógico de la obra, estructurada cronológicamente a partir de los autores y como consecuencia de sus obras, además de afrontar las partituras desde el punto de vista del autor.
Y el carácter literario, ya que a pesar de tratarse de un ensayo sobre la música clásica, el lenguaje, la construcción de las frases, la arquitectura de la palabra o su belleza, la convierten en una obra literaria.
Daganzo tomó la palabra para contar al público asistente la historia de esta obra nació del extinto Radio Rivas en octubre de 1996. Desde su inicio hasta el año 2000 contó con la colaboración de Roberto Montes, de 2000 a 2008 Antonio Daganzo condujo el programa en solitario.
Destaca una fecha en este recorrido y es el año 2003 cuando se inició la emisión de Clásicos a contratiempo a través de la red, llegando de esta manera a todos los rincones del planeta y teniendo especial relevancia en el público de Iberoamérica.
Cuenta Daganzo que nunca le pesó la disciplina de Clásicos, ni en su época de estudiante, al acercarse la fecha de los exámenes, ni durante su trabajo como periodista ni tampoco durante su trayectoria literaria, que requiere de tanto tiempo y soledad.
Recuerda con especial cariño cuando actuó en directo el Coro de la Escuela Municipal de música, o la visita de Paco Galindo, vecino de Rivas, que acudió al programa en calidad de hijo de uno de los libretistas de La del manojo de rosas.
Defendió que los escritores tienen que ser siempre artistas, independientemente de lo que escriban o sobre el tema que escriban. No le gusta la etiqueta de música clásica, música culta o cualquier otra que se utilice para designarla, para Daganzo música es música, sin etiquetas y nos habla de la excelencia, esa que nunca debemos vulgarizar pero sí socializar.
<<La música posee su sintaxis, sus palabras elaboradas y su retórica>>

Galop de la obertura de la ópera Guillermo Tell de Gioacchino Rossini; interpretado por la Orquesta del Teatro Alla Scala de Milán, bajo la dirección de Riccardo Muti, abrió el acto. Y para cerrar, el autor escogió el Coro mixto final, Ved el sol de Gurrelieder, de Arnold Schönberg, todos bajo la dirección del maestro Josep Pons. 
El acto finalizó con la merecida ovación de público a ambas piezas musicales, y a la obra Clásicos a contratiempo de Antonio Daganzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario